Rutina vs Hábito

Las rutinas están compuestas por repetición de acciones en forma cotidiana, no  nos preguntamos para qué?, simplemente son así, nuestro cerebro las ha aceptado y por ende se suceden día a día. Esto nos hace sentir cómodos puesto que para realizar esas tareas ya no tenemos que vivir un aprendizaje, sin embargo pensamos muchas veces en obtener cosas o lograr metas y no las conectamos con las acciones necesarias para que ello suceda. Es más deambulamos mucho tiempo preguntándonos Que es lo que tengo que hacer para lograrlo?

Buena noticia!! TUS METAS SON POSIBLES, pero no en el contexto de  rutina y no en un contexto de ausencia de aprendizaje. Puesto que lo que deseamos es lo que no tenemos, lo que no forma parte de nuestra realidad actual, podemos concluir que deberemos hacer cosas diferentes a las hechas hasta el momento para lograrlas.

Nuestro cerebro es enemigo del cambio, ama las rutinas y es un economizador de energía. Si pudiera repetir todos los días lo mismo lo haría.

Pero los seres humanos entre nuestras 6 necesidades esenciales tenemos una que se llama VARIEDAD y que cuando hacemos algo durante mucho tiempo nos hace sentir que nos falta algo, que algo no va bien y nos pone en modo búsqueda de algo nuevo.

Allí a dos posibilidades     1)  Sucumbir al MIEDO

2) Apostar por generar HÁBITOS PARA EL ÉXITO

 

Los hábitos son repeticiones de acciones con un propósito determinado, en este caso ALCANZAR TU META! Estas repeticiones harán que tu cerebro aprenda una nueva actividad y la incorpore dentro de las acciones conocidas, si además la asocias a una emoción positiva, por ejemplo la alegría que sientes mientras te acercas cada día a aquello que deseas, se convierte en tu mejor arma para liberar todo tu potencial, lograr lo que quieres y ser reconocido por ello.

Si al leer estas palabras, piensas o dices “Esto está muy bien, pero……..”

y puedes confeccionar una lista de este tipo:

  • Excusa Nº1
  • Excusa Nº2
  • Excusa Nº3
  • Excusa Nº ……

Tu camino ha comenzado! Y tenemos que hablar de unas particulares gafas que llevamos todos puestas, que tienen la particularidad de distorsionar todo aquello que vemos.

Gustavo Javier Santos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *