El escapista

Los magos siempre me han llamado la atención, ellos siempre han desafiado a esa construcción mental que llamamos realidad y la han manipulado para nuestro divertimento.

Para mí el icono indiscutible de este grupo de valientes ha sido el maestro Harry Houdini. Y hoy me ha venido a la mente  para ilustrarme acerca de algo que hacemos la mayoría de los mortales de hoy en día.

Últimamente estoy estudiando y experimentando sobre los beneficios de

vivir en el presente.  

Durante el proceso en que fijo estos conocimientos a través de la experimentación, van apareciendo en mi conciencia la  infinidad de mecanismos intelectuales que poseemos para escapar del aquí y ahora. Son mecanismos aprendidos y repetidos hasta el punto de creer que son parte normal de nuestra vida cotidiana

Cuanto más interiorizo la teoría más y más me doy cuenta de todas las argucias escapistas que somos capaces de desarrollar y justificar.

Sin duda vivimos en la era del Síndrome de Houdini , siendo especialistas en escapar del ahora y vivir en un momento diferente del que estamos.

Te ha pasado alguna vez que el empleado de un comercio estaba en el proceso de cobro de la mercancía que compraste y miraba hacia otro lado, o hablaba con un compañero como si tu no estuvieras? Luego te entrega el ticket de la compra  con la mano hacia donde tu presuntamente estas y a veces con suerte te saluda con una voz vacía  y la mirada perdida

Has estado en alguna reunión y de repente las palabras del interlocutor fueron desapareciendo, a tal punto que no podrías contarle a nadie de que se trató aquello?

Has estado trabajando alguna vez disfrutando ya de las vacaciones que comenzarías el día siguiente?

Si aún no te convences, te pido que pienses:

¿qué haces cuando abres los ojos cada día?

Sientes la temperatura de la habitación en tu cara?

Le pones nombre a la emoción que estas sintiendo?

Sientes como está tu cuerpo, tus brazos, tus piernas?

 

O comienzas a vivir con tu mente momentos que aún no han ocurrido?

Quizás piensas si el metro estará lleno ese día y como viajarás

Que pasará en el atasco de hoy…

O repasas la discusión que tendrás con tu jefe cuando te pida si tienes listo el trabajo que te encargó hace una semana?

 

Por alguna razón decidimos que es más cómodo no estar aquí y ahora, que es mejor estar lejos, en otro tiempo, en otra situación y quizás con otras personas distintas a las que están en el presente

Experimentamos esta situación muchas veces en nuestra vida, pero también hay que decir que las soluciones que buscamos no se pueden hallar en ese otro tiempo: pasado o futuro.

 Solo podemos decidir y cambiar aquello que no nos gusta, en el aquí y ahora.

 Es el lugar donde más fuerza tenemos, donde nuestra existencia brilla y desde donde podemos lograr lo que deseamos

 

El único momento existente es el presente,

El pasado no es transformable

El futuro no ha ocurrido,

Pero si tú no estás presente en este momento

¿Quién está gestando tu futuro?

La respuesta es NADIE

Estas a merced del vaivén de los deseos de otros y ocuparás el lugar que el viento designe para ti

Pero no te preocupes lo que tú no decidas los demás lo harán por ti

 

Amigo… padecemos todos en mayor o menor medida el síndrome de Houdini. Nos hemos convertido en maestros del escapismo del presente. Y mientras lo hacemos perdemos la oportunidad de ser los capitanes de nuestro barco. De equivocarnos o acertar, pero hacerlo con las manos firmes  en el timón.

 

Se consciente si estás aquí y ahora,

Se consciente de que cosas utilizas para escaparte del presente

Y cuando seas consciente de ellas, respira simplemente respira, siente el aire que entra en  tu cuerpo, siente tu cuerpo y disfruta del momento o sufre o grita o llora;

 Pero aquí y ahora.

 

                                                Gustavo Javier Santos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *